Historias


1. Sabías que...


El Turrolate es un dulce típico de la Subbética Cordobesa, en especial de los pueblos de Rute y Priego. Aunque la fama de su origen se le atribuye a este último pueblo, su origen se encuentra en la fértil imaginación de la industria artesanal confitera de Priego, posiblemente se empezó a elaborar a finales del siglo XVII.

Su nombre es una combinación de turrón y chocolate. Está fabricado a base de cacao y almendras o cacahuete, azúcar y canela. Tiene forma de barra cilíndrica y se fabrica en diversos tamaños y calidades.

Es un producto de gran valor nutritivo. En tiempos pasados fue común obsequio a las madres recién paridas, por lo que también se relaciona su consumo con la suerte y las buenas noticias. Si bien se puede tomar solo, quizás su acompañamiento ideal es junto a una barra de pan con aceite de la tierra.

2. Sabías que...


El Turrolate solía venderse por libras, sobre todo a la gente del campo. Dicha medida equivalía aproximadamente a 4 barras, aunque no era una cifra exacta.

La libra es usada desde la época del Imperio Romano como unidad de peso y actualmente equivale a 453,592 gramos.

3. Sabías que...


Hace tiempo la denominación del producto era "Chocolate de bollo" o "de barra" el nombre "Turrolate" procede de una disposición gubernamental que obligó a que el chocolate llevase al menos un 28% de cacao para poder llevar esa denominación. Como nuestro producto no llegaba a esa cantidad porcentual de cacao, hubo de buscarse otro nombre para poder comercializarlo, en este caso "Turrolate" a partir de 1953, fecha en la que Carlos Merino e Hijos se trasladan a C/ Puertas Nuevas y se empieza a comercializar la marca "Meri". Los bollos o barras de almendra y cacahuete ya figuran con el nombre "Turrolate" aunque popularmente se les sigue llamando "Bollos de chocolate" o "Barras" es un tanto lioso, pero merece la pena desentrañarlo para contar la verdadera historia del chocolate de Priego.